Bilbaíno narcotraficante entre rejas

Dos bilbaíno se hacen narcotraficantes. En el primer intento de pasar la droga a Francia, son descubiertos por la guardia
fronteriza. A Txema lo hieren de un balazo en una pierna y lo detienen. Patxi, con mejor suerte, logra huir. Un mes después
Patxi va a visitar a Txema a la cárcel francesa. Txema le dice:
– Patxi, hazme un favor. La herida en la pierna se me ha infectado y aquí en la cárcel me la van a cortar. Quiero que recojas
esa pierna y la lleves a enterrar a nuestro pueblo.
– Por supuesto.
A la semana siguiente retira la pierna extirpada, la lleva a Bilbao y procede muy compungido a su entierro. Vuelve a Francia a
visitar a Txema y este le dice:
– Patxi, el maldito virus de la herida se ha extendido. Es menester que me corten la otra pierna. ¿No harías lo mismo que
con la anterior has hecho?, llevártela para enterrarla en nuestra tierra.
Casi llorando, Patxi acepta. A los pocos días va a la enfermería, le entregan la extirpada pierna de Txema y cumple la misma
ceremonia de enterrarla en Bilbo. Un mes después va a visitar a Txema a la cárcel y escucha esto:
– Mira Patxi, este endemoniado virus no quiere detenerse. Se me ha extendido al brazo derecho y me lo han de cortar; yo
te pido que…
Patxi lo interrumpe muy sonriente y acercándosele para hablarle en secreto le dice:
– Que hábil que eres Txema!… Ya me he dado cuenta, te estas fugando poco a poco, Eh?!

 

Enlaces relaccionados

Leave a Comment